Como ya sabéis con la llegada de la primavera llega el tiempo de la Leishmania y vuelve a estar activo el flebotomo que es el mosquito responsable de la transmisión de la Leishmania.

En esta época de año debemos tomar especiales precauciones con nuestros perros, especialmente por la noche que es cuando está activo el mosquito. Lo primero que debemos hacer es protegerlo, yo recomiendo que en primer lugar poner el collar Scalibor que su eficacia está sobradamente demostrada.

También una de las mejores precauciones es que nuestro amigo duerma dentro de casa, yo lo recomiendo siempre, sea o no temporada de Leishmania, pero si todo y así vuestro perro está en el jardín al menos en esta época del año deberíamos hacer que duerma dentro de casa, reduciendo así las posibilidades de ser picado.

Dicho esto, después de mis dos recomendaciones principales, también podemos tener plantas que auyenten a los insectos, como las plantas aromáticas, la ruda, el piretro, la menta, el romero, albahaca, citronela (esta es difícil en nuestro clima) y muchas más.

Algo que va muy bien y que he usado durante mucho tiempo es la esencia de Citronela, que es uno de los mejores repelentes naturales de mosquitos, con la esencia podemos hacer una mezcla de unas gotas de esencia de citronela con alcohol y agua y hacernos nosotros mismos un liquido repelente totalmente natural que lo aplicaremos con un spray sobre nuestro perro cada día al atardecer, sobre todo en las partes más sensibles, interior de las orejas, en la parte por encima de la nariz (ocico) y después por todo el cuerpo, y que además de dejar a nuestro perro perfumado (huele muy bien) le estamos protegiendo de la picadura del mosquito.

Recientemente ha salido al mercado la vacuna de la Leishmania, yo personalmente todavía no la he puesto a ninguno de mis perros, por diversos efectos secundarios que puede producir (no a todos, hay muchas personas que la han puesto a su perro y no han tenido ninguna), y que no te asegurar un 100% de inmunidad, así pues sopesando los resultados de momento sigo con el Scalibor que los resultados según estudios son prácticamente los mismos.

No nos olvidemos de hacer la prueba de la Leishmania a nuestro perro al acabar el verano, sobre Octubre-Noviembre, al menos una vez al año, por si nos da positivo en algún momento empezar con el tratamiento lo antes posible y así poder cogerlo a tiempo y tener posibilidades de vencer la enfermedad. Hay perros que la superan totalmente, pero esto ya forma parte de cada animal, también hay perros que son picados por el mosquito y ni nos enteramos, no enferman nunca.

Pues bien espero haber aportado mi granito de arena para que nuestros perros estén un poco más protegidos ante esta terrible enfermedad que por el momento no tiene una cura definitiva en perros y la mejor opción es la prevención.

Pin It on Pinterest