Autovacuna para la Leishmania

En España la Leishmania canina constituye un grave problema veterinario. Existen 500.000 perros infectados, de los cuales, más del 5% desarrollan una enfermedad que puede llegar a ser de carácter grave, e incluso mortal, si no se instaura el tratamiento adecuado. Hasta el momento, los tratamientos especificos no son eficaces al 100%. Diomune plantea una alternativa eficaz y totalmente novedosa frente a los tratamientos actuales, la Autovacuna para la Leishmania.
¿Qué debo hacer?
Basta con la extracción de una muestra de ganglio poplíteo, enviado a nuestro laboratorio con los medios de transporte que nosotros mismos le remitimos.
– Rasurar y desinfectar con antisépticos convencionales (iodo, clorhexidina, etc..) la piel.
– Sujetar adecuadamente el ganglio para proceder a la centésis con jeringuilla de 5 ml y aguja de 23G de calibre para obtener el mayor volumen posible.
– Incluir la muestra obtenida en el medio de transporte proporcionado por Diomune S.L. (tubo siliconado con 4 ml de medio M3), homogeneizar convenientemente y enviar por mensajería (24 horas) a la dirección indicada en la solicitud de autovacuna.
IMPORTANTE: La muestra extraída a menudo es limitada y muy viscosa, debe extraerse la mayor cantidad posible y en las condiciones más asépticas posibles.
¿Cómo lo hacemos?
1. Al llegar a nuestro laboratorio, se inocula en un medio bifásico específico para el crecimiento de Leishmania infantum (a 26oC) y se mantiene durante 5-12 días para incrementar la concentración de parásitos.
2. Cuando el crecimiento se considera óptimo, se procede a la inactivación del
parásito.
3. Una vez se inactiven las Leishmanias, se elabora la autovacuna aplicando los procedimientos normalizados de trabajo desarrollados por Diomune. El desarrollo de una nueva tecnología de fabricación denominada FRIVIT® somete al antígeno aislado a un proceso de estabilización y adyuvantación específico que determinará la optimización de la respuesta inmunitaria en el animal tratado.
4. Finalmente, le remitimos la autovacuna en dos viales de 1 ml cada uno encapsulados en condiciones asépticas, para su inoculación vía subcutánea el día de la recepción (día 0) y a las 2 semanas (día 15).
El tratamiento del animal consiste en una primera inmunización (1 ml o 1 vial), y un boost de recuerdo de la vacuna 15 días después de la
inmunización, empleando el segundo vial de 1 ml.
FRIVIT® IMPORTANTE: Tanto el Kit de recogida de muestra, como las autovacunas deberán Solución mantenerse refrigerados hasta su uso pero una vez recoja la muestra de ganglio y la inserte en el medio de envio, ésta NO DEBE ir refrigerada y debe enviarse mediante servicio de mensajeria 24h. La extracción deberá realizarse de lunes a jueves, de manera que se encuentre en nuestros laboratorios como día límite el viernes a las
12:00 h.
Se fabricará una autovacuna para el aislado de Leishmania detectada en la muestra de ganglio. El laboratorio guardará en un biobanco de parásitos, aquellos
procedentes de la muestra extraída del perro durante un periodo de 1 año por si la mascota precisa, a criterio del profesional veterinario, de nuevas dosis.
¿Cuándo utilizar una autovacuna para el tratamiento de la Leishmaniosis canina?
o Cuando un perro tenga confirmado el diagnóstico de Leishmaniosis.
o Siempre bajo prescripción veterinaria.
o Cuando tras un ciclo terapéutico con fármacos leishmanicidas o leishmaniostáticos la
evolución clínica sea pobre o desfavorable y requiera replantearse el tratamiento.
o Cuando existan enfermedades concomitantes que estén impidiendo una buena
respuesta del tratamiento por inmunocompromiso.
o Cuando los tratamientos leishmanicidas y/o leishmaniostáticos ocasionen intolerancia o
efectos secundarios (insuficiencia hepática, insuficiencia renal, nefrolitiasis, urolitiasis,
etc.).
¿Qué conseguimos con la autovacuna?
Potenciar la respuesta inmunitaria del paciente mejorando el cuadro clínico, reduciendo la
gravedad de los signos clínicos de la Leishmaniosis canina y, eventualmente, permitiendo que
el animal vuelva a tener calidad de vida.
¿Cómo solicitarla?
El proceso es bastante sencillo. A partir de una muestra de aspirado de ganglio de un perro con diagnóstico de Leishmaniosis confirmado, el veterinario debe rellenar la solicitud de autovacuna, tres copias de la receta médica y la ficha de examen clínico inicial con los datos de tu perro. Toda esta documentación se encuentra disponible en la sección privada de la web www.diomune.com una vez que se haya dado de alta en el Programa Leishtop. La muestra y la documentación debe enviarse a la dirección que se indica en la solicitud de autovacuna. En un periodo de 20-30 días recibirá en su correo electrónico el aviso de finalización del proceso de elaboración y envío. Le enviaremos una autovacuna elaborada para el tratamiento individual de
cada perro.
Por lo tanto, para conseguir la autovacuna sólo hay que seguir los siguientes pasos:
1. Registro del veterinario o clínica en la Web www.diomune.com
2. Rellenar la solicitud telématica de autovacuna que podrá encontrar en la sección privada de la Web donde accederá con su email y contraseña recibidos al darse de alta.
3. Toma de muestra de citología de ganglio del perro enfermo mediante aspiración con aguja fina (23G).
4. Depósito de la muestra en el medio de transporte proporcionado: tubo siliconado con medio de cultivo para conservar los parásitos recogidos en la muestra. Una vez introducida la muestra en el tubo debe mantenerse a temperatura ambiente y enviado a nuestras instalaciones en servicio de mensajería 24h, junto con 3 copias de la receta que puede imprimirse en la Web al realizar la solicitud.
5. Introducir en caja o medio de envío adecuado y enviarlo a la dirección indicada en la solicitud de autovacuna. ¡en 20 días tendrás la autovacuna fabricada!
NOTA: Se fabricará una autovacuna para el aislado de Leishmania detectado en la muestra de ganglio del perro en el momento de la toma de muestras. El laboratorio guardará en un biobanco de parásitos, aquellos procedentes de la muestra extraída del perro durante un periodo de 1 año para ser reutilizado, si la mascota lo precisa (presentación de una reinfección o recidiva), siempre bajo la prescripción de un veterinario clínico.

Fuente: http://www.diomune.com/

Pin It on Pinterest